Más allá de la agricultura ecológica

Revirtiendo el cambio climático con la carne de pastos

Vamos más lejos. Queremos más para nuestros animales, más para los consumidores, más para el medio ambiente. La carne certificada ecológica puede ser aún más sana y sostenible si es carne de pasto y se basa en la agricultura regenerativa.
Este es el camino que seguimos ahora en Cal Tomàs. Que nuestras vacas y terneros, que ya hace más de veinte años que  tienen el certificado que otorga el CCPAE, además, se alimenten solamente de pasto y de forrajes que nosotros cultivamos. Porque recuperando las maneras ancestrales de trabajar el suelo recuperamos la fertilidad de la tierra y conseguimos la sostenibilidad ambiental.

La clave está en la alimentación de los animales y en el retorno de la vida sobre la tierra. La carne de pasto es la que se obtiene de animales, no solo criados al aire libre sino que en prados, y aquí viene la parte importante, que sean prados naturales, que se hayan regenerado y fertilizado siguiendo el ciclo natural de la tierra, como se hacia antes. ¿Cómo? Pues con un manejo de los animales que potencie la simbiosis tierra-planta-animal. Esto es lo que consigue la agricultura regenerativa, que pone el foco en la mejora natural del suelo a partir de la materia orgánica de los mismos animales y de la selección natural de las variedades de las plantas. Que sea la propia tierra después de sembrarla con distintas variedades perennes, sin labrar para evitar que se erosione, la que escoja de manera natural qué planta se le adapta mejor. Y de eso se trata, de ir moviendo los animales de pradera en pradera, inspirándonos en el sistema natural de los herbívoros que pacen ahora en unos prados, luego en otros, escapando de depredadores y dejando que la propia tierra repose y se recupere siguiendo el ciclo natural.

Con todo, lo que se consigue es una carne producida sin la erosión de la tierra, sin la quema de combustibles fósiles y una carne de más calidad y sana. Porque los rumiantes están preparados para comer hierba y, cuando lo hacen, la calidad de las grasas de su carne aumenta porque la cantidad de Omega 3 y Omega 6 se equilibra.